LA ALMOHADA PERFECTA PARA UN DESCANSO SALUDABLE Y REPARADOR

Almohadas suaves, firmes, acogedoras… encuentra aquí la almohada que se adapte a tu forma de dormir entre una amplia gama de modelos, materiales y características.

LA ALMOHADA PERFECTA PARA UN DESCANSO SALUDABLE Y REPARADOR

Almohadas suaves, firmes, acogedoras… encuentra aquí la almohada que se adapte a tu forma de dormir entre una amplia gama de modelos, materiales y características.

Filtrar
Página
Fijar Dirección Descendente

La almohada perfecta debe garantizar tu postura correcta durante el descanso: cuello, hombros y espalda alineados. Elige la almohada que más se adapte a tus necesidades, para ello debes tener en cuenta la complexión de tu cuerpo y la postura en la que duermes habitualmente.


Nuestro top 3 de almohadas mejor vendidas en nuestras 180 tiendas son: 1. La almohada Tam-Tam de fibra super transpirable que garantiza suavidad total. Se puede lavar a máquina para mantenerla siempre en condiciones óptimas y la recomendamos para niños o gente que suele dormir boca arriba. 2. La almohada Quena, nuestra única almohada de viscoelástica lavable. Con su firmeza media y acogida ergonómica garantiza el descanso más personalizado. Y 3. La almohada Mizmar, nuestro modelo de firmeza alta con núcleo de gel que ayuda a regular tu temperatura durante el descanso, perfecta para dormir de lado.


La elección de la altura y la firmeza de tu almohada dependerá de la postura que habitualmente adoptes para dormir y de la morfología de tus hombros. Normalmente, cuando más grande sea tu complexión más altura necesitarás.


La almohada es esencial para un correcto descanso. Una correcta elección de almohada facilitará que la tensión de tus cervicales se libere y que hombros y cabeza queden alineados.


Hay algunas almohadas diseñadas para poder lavarse y otras que incorporan una funda extraíble lavable.


Elige la mejor almohada para ti

¿Cómo puede algo tan sencillo ser tan importante para nuestra salud y bienestar? Una buena almohada te proporcionará un sueño reparador y saludable. Sin embargo, no existen dos personas ni dos formas iguales de dormir. Por eso, ponemos a tu disposición una amplia gama de almohadas cuidadosamente seleccionadas para que cuentes con la mejor calidad para tu descanso. ¿Te animas a descubrir cuál es tu almohada perfecta? Seguro que estás más impaciente por probarla y descubrir todos los beneficios que te aportará.

Ver más

Ver menos

Como verás, cada almohada tiene distintas características. Te enseñaremos a elegir las que debería tener la almohada perfecta para ti.

 

El tamaño de tu almohada

Las medidas de almohadas varían ampliamente. Te aconsejamos que elijas la almohada del ancho que consideres más apropiada para tu comodidad, asegurándote que sea de un material de buena calidad y resistente. En Bed’s podrás encontrar gran variedad de medidas de almohadas adaptadas a las dimensiones de las camas actuales, considerando además la posibilidad de utilizar una única almohada o 2, en el caso de camas para parejas.

 

El grosor y la firmeza

El grosor y la dureza (o firmeza) también dependen en gran medida, de la postura en la que duermes:

  • Si duermes boca abajo, elige un grosor bajo, de unos 10 cm.
  • Si duermes boca arriba, elige una de grosor medio y dureza media.
  • Si duermes de lado, elige una almohada más alta, de unos 14 cm y más bien firme.

Además, estos factores también dependen de tu complexión física. Si eres de complexión fuerte y pesas mucho, necesitas una almohada más firme.

Existe una fórmula matemática para acertar con el grosor: mide la distancia entre el extremo del hombro y la oreja. Suma al resultado entre dos y cuatro centímetros, según la dureza de la almohada. Si es dura, no necesitas sumarle tanto.

 

¿Qué material elegir?

Hay muchos materiales distintos para el relleno de las almohadas. Los más frecuentes son los siguientes:

  • Almohadas de fibra: son transpirables, blandas y frescas. Además, son más higiénicas porque se pueden lavar. Así pues, son ideales si sudas o sueles pasar calor cuando duermes, aunque tampoco te molestarán si no es así.
  • Almohada viscoelástica: tiene un efecto memoria (memory foam), de manera que se adapta a la forma de tu cuello, nuca y cabeza. Además, es termosensible; es decir, reacciona a los cambios de temperatura del cuerpo. Será agradablemente fresca en verano y contribuirá a mantener el calor en invierno. Como no crea zonas de presión, es muy adecuada para personas con problemas de circulación o musculares.
  • Almohada de látex: el material puede ser natural o una mezcla de látex sintético y natural. En ambos casos, las propiedades son las mismas. Son almohadas perfectas para personas alérgicas al polvo, pues no acumulan ácaros, y son muy durables, permiten una buena ventilación y son higiénicas.
  • Almohadas con placa de gel: son las de última generación. Tienen un núcleo viscoelástico al que se le añade una capa de gel para conseguir un efecto refrescante.
  • Otras almohadas: según variaciones en su funda o estructura, ya existen almohadas antiácaros, antisuciedad, antihongos, etc. También las hay con aloe vera, que mejora la transpirabilidad de la almohada, proporciona suavidad y es muy sana para la piel.

¿Te conviene una almohada cervical?

Las almohadas cervicales tienen una forma especialmente pensada para personas que tienen molestias en el cuello y las cervicales, o bien duermen de lado. Evitan que el cuello esté demasiado alto o bajo mientras duermes. Sin embargo, si no tienes problemas, te recomendamos que elijas una almohada común, con los criterios que te hemos dado anteriormente.

 

¿Cómo cuidar la almohada y cuándo renovarla?

Aun cuando tengas la mejor almohada del mundo para ti, esta perderá sus cualidades con el tiempo. Por eso, recomendamos cambiarla entre cada dos y cinco años. Esto depende un poco de la calidad, del uso que le hayas dado y de las veces que la hayas lavado.

Para que dure más, te recomendamos ventilarla, igual que haces cada mañana con las sábanas y el colchón. Evita tener que lavar mucho la almohada, opta por ponerle una funda protectora que puedes lavar más fácilmente(cada dos meses es lo esencial), pues la piel del rostro se regenera cada noche y las células muertas y microorganismos puedes acabar afectando a las cualidades de tu almohada. Presta atención a las indicaciones del fabricante al lavarla.

¡Ya casi sabes tanto sobre almohadas como nosotros! Debe ser verdad lo de «nunca te acostarás sin saber una cosa más». Por eso, busca tu almohada perfecta en nuestro catálogo o ven a tu tienda más cercana y te asesoraremos personalmente en todo lo que necesites. Y, ahora sí, duerme tranquilamente, de verdad.

Ver menos