Si estás buscando la almohada que más se ajuste a tus necesidades pero no sabes por dónde empezar, sigue leyendo y conoce la mejor manera de elegir este complemento fundamental para ti y para tu descanso más completo.

 

Cómo elegir la almohada

 

¿Cómo elegir tu almohada ideal? Responde a las siguientes preguntas. 

1. ¿Para quién es la almohada?

En primer lugar, pregúntate quién es la persona que va a usar la almohada y cómo es físicamente. ¿Es corpulenta o menuda? En relación a tu respuesta deberás elegir una almohada que tenga mayor o menor grosor y esto condicionará la medida de alto, el material, la sensación de descanso y adaptabilidad que buscas. 

2. ¿Qué postura adopta el durmiente para dormir?

Cada persona tiene sus gustos en relación al descanso; desde la ropa de cama que prefiere usar hasta la postura que adopta para dormir. Algunas prefieren dormir boca arriba, otras de lado o boca abajo y hay quienes van variando a lo largo de la noche. Las marcas expertas en descanso han desarrollado a lo largo de los últimos años diferentes modelos de almohada para ajustarse a las necesidades posturales de cada tipo de durmiente. Por ejemplo, la almohada Mizmar, de material viscoelástico, está diseñada para dormir boca arriba, mientras que la almohada Rabab, de fibra, es ideal para todas esas personas que adoptan varias posturas a lo largo de la noche sin una preferencia específica.   

3. ¿Cómo es tu colchón?

A la hora de buscar una almohada es importante tener en cuenta el soporte del colchón ya que la calidad de tu sueño se verá condicionada por todos los complementos de tu equipo de descanso. Por eso, te recomendamos que a la hora de elegir tu almohada, la pruebes sobre un colchón que ofrezca sensaciones muy similares al tuyo y asegurar así la firmeza que necesitas. 

4. ¿Qué medida encaja más con tu descanso?

Conociendo las medidas de tu colchón sabrás cuál es la medida máxima que debería tener tu almohada perfecta. Aunque, por otro lado, si duermes acompañado, con tu pareja o practicas el colecho con tus peques, las medidas de largo de tus almohadas las marcarán vuestros gustos y necesidades particulares. Puedes elegir entre almohadas individuales de 70 a 90cm o bien escoger una única almohada para ambos, de 135 a 150cm de ancho. 

5. ¿Con qué material te identificas más?

Hay varios tipos de almohadas; almohadas de fibra, almohadas de pluma y plumón, almohadas de látex o almohadas de visco. Algunos materiales se recomiendan para cubrir necesidades específicas de descanso, por ejemplo:

  • Las almohadas de látex y viscoelástica ayudan a liberar la tensión acumulada en cuello y espalda. En el caso del látex, hay algunos modelos que alivian concretamente la zona cervical, para conseguir una posición de descanso ergonómica. 
  • Las almohadas de fibra destacan por su adaptabilidad, transpirabilidad y resistencia al uso, garantizando así el máximo confort. Son especialmente indicadas para el descanso infantil. 
  • Las almohadas de pluma o plumón se caracterizan por su ligereza. ¿Te gustaría sentir cómo tu cabeza y cuello “gravitan” sobre el colchón? Ésta es tu almohada, sin duda. 

Conoce más detalles en el siguiente enlace y elige cuál es el que más va contigo. 

 

Ahora que ya sabes cómo elegir tu almohada, no olvides combinar tu equipo de descanso con la almohada perfecta y mejorar en calidad de sueño durante la noche para poder disfrutar mucho más de cada momento del día. 

 

Si te ha resultado útil, ¡compártelo!.

Deja un comentario