¿Quién no se ha despertado alguna vez por la mañana pensando en la siesta que se va a echar después de comer? El ritmo de vida que llevamos a veces nos lleva a no dormir bien durante la noche y eso hace que nos levantemos pensando en que necesitamos descansar más.

La siesta, una costumbre mediterránea que ya ha demostrado ser muy beneficiosa a nivel físico y mental, puede ser una de las soluciones.

Después de comer, a causa del sistema digestivo, el organismo experimenta una sensación de cansancio que, en caso de no poder dormir, te hace recurrir a bebidas energizantes para superar la modorra.

¿Cuáles son los beneficios de la siesta?

  • Previene las cardiopatías: Ayuda a disminuir el estrés y, por lo tanto, el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • Aumenta la concentración: El sueño facilita el almacenamiento de la memoria a corto plazo, por lo que facilita el aprendizaje.
  • Mejora el estado de ánimo: Aumenta la vitalidad y la sensación de bienestar.

¿Cuánto tiene que durar?

La siesta es beneficiosa para la salud si dura entre 20 y 30 minutos para así despejar la mente y descansar. No es recomendable alargarla mucho tiempo ya que esto nos puede influir negativamente en nuestro descanso nocturno y puede hacer que nos despertemos de la siesta cansados y aturdidos.

Consejos para disfrutar de una siesta reparadora:

  • ¿Dónde? Encontrar un lugar cómodo, con poca luz y ruido.
  • ¿Cuándo? Las horas más propicias para disfrutar de este momento son entre las 13h y las 17h, después de comer.

En definitiva, lo importante es descansar lo necesario para que te sientas activo el resto del día. Nuestro cuerpo es sabio y nos pide lo que necesita, solo tenemos que escucharlo para así estar mejor con nosotros mismos y aprovechad al máximo cada día.

Recuerda que descansar bien es salud, y que dormir tiene múltiples beneficios para ti. 

Si te ha resultado útil, ¡compártelo!

Deja un comentario