Tanto cuerpo como mente deben adaptarse a la vuelta a la rutina tras un periodo de descanso. Es entonces cuando puede producirse el síndrome postvacacional. Conoce hoy de qué se trata y cómo evitar su aparición. ¡Sigue leyendo! 

 

¿Qué es el síndrome postvacacional?

 

El verano es un momento en el que siempre te aconsejamos desconectar de las preocupaciones, descansar bien o incluso dedicarlo a realizar una cura de sueño completísima para recargar a tope tus pilas. Sin embargo, cuando vuelves a casa y toca retomar las rutinas diarias puedes llegar a sentirte desubicad@, sin ganas de cumplir con las tareas laborales y con cierto estrés. Eso es lo que los expertos conocen como el síndrome postvacacional, pero no te preocupes porque es de lo más común. Además, no es una patología, sino más bien un trastorno de adaptación en el que a tu cuerpo y mente les cuesta volver a estar concentrados en un momento y lugar. A continuación te contamos qué síntomas son característicos del síndrome postvacacional y cómo puedes llegar a prevenirlo (o, por lo menos, mitigar sus efectos). 

 

¿Qué síntomas se detectan?

 

Aunque los síntomas pueden variar según la persona, el entorno y las responsabilidades que se tienen en el día a día, normalmente, los más comunes son: 

  • Sentimiento negativo y bajo estado de ánimo. 
  • Ansiedad.
  • Falta de energía y ganas. 
  •  Sentimiento de nostalgia por personas o lugares. 
  • Cansancio continuo. 

 

¿Cómo prevenir el síndrome postvacacional?

Desde tiendas bed’s tenemos la solución perfecta para mitigar aquellos síntomas que se presentan después de la temporada de descanso de verano

Mantente positiv@

Busca una visión positiva de cada actividad, tanto en tu vida laboral como en la personal, para crear una atmósfera favorable y conseguir adaptarte mejor al cambio. 

Plantea nuevos retos

Es importante fijar nuevas metas para, ante todo, sentirse activo. Puedes pensar en la próxima escapada que vas a realizar o qué deporte vas a practicar este año. 

Adáptate poco a poco a la vuelta a la rutina

Adapta tus horarios, tu dieta y tus actividades de forma progresiva. Por ejemplo; volver de vacaciones unos días antes a la vuelta al trabajo es una muy buena idea. 

Cuida tu descanso 

Aunque las vacaciones las dediques a descansar, este año más que nunca, es importante cuidar tu descanso también durante este periodo de adaptación y comienzo de la vida cotidiana. Con la ayuda de un descanso de calidad, conseguirás disfrutar mucho más de tus días, mantenerte activ@ y disminuir considerablemente el síndrome postvacacional. 

 

Este año más que nunca, con la incertidumbre, los miedos y la desconfianza, la vuelta puede llegar a resultar dura. Así que no lo dudes sigue nuestros consejos para, así, buscar soluciones a los aspectos que realmente puedes controlar. ¡Buenas noches!

 

Si te ha resultado útil, ¡compártelo!.

Deja un comentario