En los hogares españoles la sostenibilidad está a la orden del día y es que las razones, además de medioambientales, también son económicas y de bienestar. Descubre todo lo que puedes hacer para que tu vivienda sea un espacio en armonía con el medioambiente y el lugar propicio para la tranquilidad y el descanso. A continuación te damos algunos consejos para conseguir un hogar sostenible.

 

1. Cuando no los uses, apaga los aparatos electrónicos.

 

Las nuevas tecnologías son el pan de cada día en las viviendas del siglo XXI. Se usan con mucha frecuencia para cualquier actividad. Pero, mientras nadie las utiliza ¿están apagadas? Normalmente, no. Sino que se quedan en modo reposo o standby.

El piloto rojo de la televisión, el router del Wi-Fi encendido cuando no hay nadie en casa o el móvil cargando toda la noche, son algunos ejemplos de lo que debemos evitar a toda costa por varias razones:

  • En primer lugar, estos hábitos acortan la vida útil de los aparatos.
  • En segundo lugar, si en todas las casas se hiciera lo mismo, supondría un gran riesgo para el planeta.
  • Y tercero, esto conlleva un incremento económico notable en las facturas de gastos energéticos.

 

2. Aprovecha los factores que nos ofrece la naturaleza.

 

El viento y, sobre todo, la luz, son imprescindibles para una vivienda. Está claro que cambiar las ventanas, hacer terrazas o instalar placas solares no es algo al alcance de todos. Sin embargo, para aprovechar al máximo los recursos que nos ofrece la naturaleza, toma nota de estos consejos:

  • Abre las ventanas todas las mañanas para airear tu vivienda. Aprovecha la corriente de aire natural para conseguir eliminar los ácaros de tus muebles y equipos de descanso. Además, renovarás el aire que se respira dentro de casa.
  • Usa cortinas que dejen pasar la luz para aprovechar al máximo los rayos de sol en todas las estancias.
  • Pinta las paredes de las principales habitaciones, como dormitorios y zonas comunes, de colores que potencien la luminosidad.

 

3. Presta atención a la procedencia de tus muebles

 

No se suele poner mucha atención en la procedencia del mobiliario en los hogares, pero más allá de su estética y funcionalidad, la fabricación de estos productos debe ajustarse a unas condiciones esenciales. Las pinturas y los tratamientos químicos que se le dan, no solo afectan al medio ambiente sino también a todas las personas que están en contacto con ellos durante su uso. Por ello, lo mejor que puedes hacer es asegurarte de la procedencia de tus muebles, e intentar que estos sean hechos con buenas materias primas (como la madera natural) y que sus procesos de fabricación o incluso los componentes no perjudiquen tu salud ni la de tu familia.

 

4. Para mantener una buena temperatura, aísla tu casa.

 

A veces poner la calefacción en invierno, y el aire acondicionado en verano resultan medidas inútiles para combatir las temperaturas en casa. Esto sucede, sobre todo, porque las condiciones de aislamiento de las casas no es la idónea. Sigue estos pasos para conseguir un aislamiento térmico, económico pero eficaz:

  • Sella las ventanas con burletes o masilla. Es fácil y muy efectivo.
  • Instala doble cristal en todas las ventanas. Si esto no fuera posible, por lo menos aplícalos en aquellas que estén orientadas a las zonas de más contraste térmico: zonas más frías y húmedas o las más calurosas.
  • En los días de más calor, baja los toldos y las persianas para evitar un impacto mayor del sol.
  • Por el contrario, en invierno haz que tanto las cortinas como las persianas no impidan para nada que la luz del sol entre en tu hogar.

 

Consecuencias en tu descanso

Aunque estos 4 consejos pueden parecer estar relacionados únicamente con la sostenibilidad medioambiental, si analizas sus consecuencias, te darás cuenta de que tu descanso también se puede ver afectado.

  • Desconectar los aparatos electrónicos ayudará a que nada te impida disfrutar de un sueño profundo.

 

  • Aprovechar la luz y el aire implica tener un hogar más luminoso y respirar aire puro, dos factores muy importantes a la hora de empezar el día con ánimo o bien desconectar del mundo que te rodea y relajarte al final del día.

 

  • Durmiendo estás en contacto con las sábanas, colchones, alfombras, etc. Cuanto más beneficiosos para tu salud sea la composición y fabricación de estos, menos problemas para descansar tendrás.

 

  • Por último, la temperatura durante la noche puede influir muchísimo en la calidad de tu descanso. Aislando al máximo posible tu hogar, podrás contribuir a un descanso completo. Si quieres conocer qué temperatura debe tener la habitación de tu bebe, lee nuestro post

 

No lo dudes, haz de tu casa un hogar sostenible, y colabora con el medio ambiente, pero sobre todo, ¡colabora con tu descanso y el de los que te rodean!

 

Si te ha resultado útil, ¡compártelo!

 

 

Deja un comentario