Cuando te decides a cambiar el colchón, existen tantas posibilidades que es difícil decidirse sin antes estar seguro de las prestaciones concretas que nos ofrece cada equipo de descanso. Hoy te contamos los beneficios que obtendrás si estás pensando en optar por un colchón de látex. 

 

Es uno de los mejores colchones a nivel de adaptabilidad y movilidad y uno de los más conocidos gracias a su famoso material; hablamos del colchón de látex. Pero, un momento, empecemos por el principio. 

 

¿Qué es el látex?

Curiosamente, el látex es la savia extraída de ciertos árboles, principalmente del caucho (por eso a este material también se le conoce como “caucho”). Aunque gracias a un proceso químico, también encontramos látex sintético. En el mundo del descanso se trabaja con los dos tipos de material (colchones de látex natural y colchones de látex sintético), ambos casos compuestos por una espumación fabricada a partir de la materia prima líquida de la que hablamos. 

Ahora que ya hemos hecho una pequeña contextualización del látex, continuemos. 

 

¿Qué beneficios aporta un colchón de látex a tu descanso?

El látex hace que tu descanso, sobre todo, sea de calidad y obtengas noche tras noche un confort extra, gracias a su:

 

Una de las principales características de estos colchones es que se adaptan perfectamente a la silueta de tu cuerpo, haciendo que las zonas más prominentes (principalmente hombros y cadera) queden acogidos y libres de presión. Estas mismas propiedades además, los convierten en los modelos idóneos y súper recomendados a la hora de combinarlos con bases articuladas. Aportan movilidad y comodidad a tu descanso más personalizado. 

 

  • Recuperación

Cuando hablamos de adaptabilidad, debemos hablar también de recuperación. Y es que en colchones de baja calidad o muy antiguos, la forma del cuerpo del durmiente queda permanentemente marcada en el colchón. Sin embargo, el látex, gracias a su gran capacidad de recuperación, hace que el colchón vuelva a su estado original cuando el durmiente cambia de posición o se levanta de la cama. 

 

Dos de los elementos clave de un colchón, sobre todo para personas con tendencia a pasar calor, son la transpirabilidad y la ventilación del material que lo compone. En este caso, el látex goza de una alta capacidad de trasmisión del aire, que permite su ventilación interior y por lo tanto que la humedad penetre y salga fácilmente.  

 

  • Libertad de movimientos

Muchos de los despertares de una persona son causados por los movimientos y las vueltas y vueltas que se dan durante la noche. El látex, al ser un material súper adaptable y elástico, permite que los durmientes se muevan libremente sin perjudicar su descanso ni el de su pareja. 

 

Además, ten en cuenta que hoy en día todos los fabricantes están muy concienciados con las posibles alergias que surgen al estar en contacto con un equipo de descanso. Por este motivo, todos los materiales, incluso el látex, pueden incluir la protección hipoalergénica y mantener tu descanso libre de ácaros, bacterias u otros agentes externos.  

 

Si estabas buscando un nuevo equipo de descanso, y después de leer nuestro post crees que posiblemente hayas encontrado tu colchón perfecto, no dudes y acércate a tu tienda de confianza para poder experimentar los beneficios de un colchón de látex de la mejor calidad y de las marcas especialistas en esta categoría como son Serta y Pardo. Elige el modelo que más se adapte a ti y no lo dudes, descansa como un bebé cada noche. ¡Dulces sueños!

 

Si te ha resultado útil, ¡compártelo!

 

Deja un comentario