Cada base de cama tiene sus características y funcionalidades, hoy hablamos de por qué elegir un canapé y qué tipos de canapé de cama están a tu disposición para completar tu equipo de descanso y recargar las pilas de la manera más completa posible. ¡Allá vamos!. 

Existen muchas clases de bases de cama que combinadas con un colchón u otro pueden proporcionar el descanso más reparador. Hoy explicamos una de las bases más populares y funcionales: ¿qué es un canapé y qué ventajas tiene para ti y tu familia? 

 

¿Qué es un canapé?

Es un tipo de base de cama muy funcional y decorativa, formada por dos elementos: la base y la estructura, que según el tipo se puede completar con juegos de patas o apoyarlo directamente sobre el suelo. Gracias a su configuración, ofrece propiedades adicionales de sustentación, amortiguación y estabilidad a tu equipo de descanso. 

Hoy en día se fabrican de todos los tamaños (canapé de 90×190, canapé de 135×180, canapé de 150×190, canapé de 180×200…), acabados (madera, polipiel, franela…) y colores, dándote así más posibilidades a la hora de completar la decoración de las habitaciones de tu hogar. 

Veamos, a continuación, qué tipos de canapés hay y qué beneficios aporta cada uno a los durmientes. 

 

Ventajas de los canapés fijos

El canapé fijo o simplemente canapé, se caracteriza por ser uno de los mejores soportes del mundo del descanso. 

Su gran estructura proporciona al durmiente una comodidad óptima y un soporte ideal para cualquier tipo de colchón. La principal función de un canapé fijo es conseguir que el soporte del colchón sea mucho mayor y ofrezca una acogida más confortable al durmiente. ¿Cómo se consigue? Gracias a su interior casi macizo que suele ser de dos formas:

  • Con una estructura fija integrada reforzada de acero o madera, para dotar al equipo de descanso de una resistencia óptima.
  • Con una estructura flexible de muelles, para aportar un plus de amortiguación y adaptabilidad durante el descanso. 

Ambos tipos se componen además de una estructura perimetral, tejidos transpirables y antideslizantes para asegurar el perfecto apoyo del colchón, acolchados y acabados elegantes que recubren toda la base, dando así un toque de elegancia a tu dormitorio y haciendo que el canapé sea el elemento decorativo principal en la habitación. 

 

¿Eres de los que quiere completar la comodidad y soporte de su descanso y dar un punto diferencial a la decoración de la habitación? Entonces, el canapé fijo, es tu base. 

 

Ventajas de los canapés abatibles

Tal y como te contamos hace un tiempo, el canapé abatible o base abatible es un recurso súper funcional cuando requieres de más espacio en tu dormitorio. Su principal característica es que el interior del canapé o arcón, está vacío (al contrario que su homólogo fijo) y proporciona un espacio de almacenamiento extra. Para poder acceder a su interior con total comodidad, la base, sobre la que se sustenta el colchón, se eleva gracias a unas bisagras con pistones de gas comprimido que hacen fácil y totalmente seguro su uso diario. Existen también modelos de canapé abatible eléctrico que incluyen un motor de apertura. Este tipo, además de funcionalidad, aporta una total comodidad a la hora de acceder al interior del arcón.

 

¿Eres de los que necesita aprovechar el espacio extra de debajo de la cama y busca comodidad total durante el descanso? Hazte con un canapé abatible para ti y tu pareja y con un canapé abatible lateral para el dormitorio infantil o el dormitorio de invitados. 

 

Ya ves, en el mundo del descanso hay mil y una posibilidades. Solo tienes que valorar las propiedades de cada tipo de base y analizar cuál es la que encaja más contigo y tus necesidades para completar tu equipo de descanso con la base más adecuada. No dudes en combinar tu colchón con el canapé ideal y poder decir ¡buenas noches! cada vez que te vayas a dormir 🙂

 

Si te ha resultado útil, ¡compártelo!

Deja un comentario