No todas las sábanas son funcionales para cualquier época. Hoy te damos a conocer los distintos tipos y cuáles son los más acertados según la estación del año. Para conseguir, como no podía ser de otra manera, que tu descanso sea siempre el más completo.

Si te estás preguntando cuáles son las sábanas más aconsejables de cara al invierno, el verano o el entretiempo, no lo dudes, sigue leyendo. 

 

Sábanas para el frío

Para proteger a tu familia de las bajas temperaturas de invierno y mantener un buen descanso nocturno, te recomendamos las de franela, de coralina, las térmicas y las fundas nórdicas. ¿Cuál encaja más con tus necesidades?

 

  • Las sábanas de franela: Su textura suave y su grosor hace que sean una solución ideal para conservar el calor durante toda la noche. Antiguamente la franela se hacía con lanillas, mientras que hoy en día se combina habitualmente con algodón o fibras sintéticas. Por eso, tiene todas las ventajas de los tejidos naturales, aunque según el tejido con el que se elaboren pueden tener más tendencia a arrugarse o encoger con los lavados.
  • Las sábanas de coralina: Este tipo no permite mantener una temperatura perfecta mientras disfrutamos de un descanso cómodo porque son suaves, aterciopeladas y gruesas. Además, son transpirables, factor a tener en cuenta si tú o tu pareja sois calurosos y soléis sudar por la noche.   
  • Las sábanas térmicas o de pirineo: Podríamos decir que la única diferencia que encontramos entre estas sábanas y las de franela es su composición; las térmicas están hechas a base de poliéster, un tejido cómodo y ligero que sin duda te arropará en las noches más frías.
  • Las fundas nórdicas: A diferencia del resto, en pleno invierno, la funda nórdica no tiene porqué ser complementada con una colcha, manta o edredón sino que, para que ésta sea más funcional lo ideal es añadir un relleno nórdico en su interior. Solo tienes que elegir el relleno más adecuado para ti y así conseguirás mantener perfectamente el calor durante tu descanso. Además, están disponibles en una amplia gama de tejidos (desde fibras naturales 100% hasta sintéticas). 

 

Y ahora que sabes todo esto; ¿cuáles elegirás para abrigar tus noches este otoño?

 

Sábanas para el calor

 

  • Las sábanas de algodón: a la hora de dormir con temperaturas más altas, existe un tejido que reina sobre el resto; el algodón. Estas sábanas son agradables al tacto, transpirables, finas y naturales. De modo que son fantásticas para las noches en las que solo tienes que taparte “por si las moscas”. 
  • Las sábanas de percal: el percal no es un material, sino una técnica de tejido. Estas sábanas aportan una suavidad y calidad extra y son súper resistentes. En muchas ocasiones están compuestas de algodón 100%, aunque otras veces las encontrarás combinadas con poliéster y lino.  
  • Las sábanas de satén: en primer lugar, debemos resaltar la suavidad y el confort que aportan este tipo de sábanas a tu descanso y en segundo lugar, su inigualable brillo que dará un toque de glamour a tu dormitorio. 
  • Las sábanas de algodón egipcio: Este tejido es uno de los más valorados en el mundo por su calidad y por su proceso manual de confección. Entre otras cosas, por eso las sábanas de este tipo resultan tan duraderas y elegantes. 

 

En verano, estos tipos de sábanas son ideales por su transpirabilidad. Sin embargo, para los meses de entretiempo, no dudes en combinarlas y elegir la mejor colcha, un complemento perfecto para la decoración de tu habitación que, además, te abrigará. Disfrútala sobre todo en estas primeras noches de otoño.

 

Y ahora que ya conoces las sábanas para las noches de calor, ¿qué sábana escogerás el próximo verano?

 

Actualmente, la ropa de cama se comercializa en todos los colores y estampados, incluso para las camas grandes (sábanas de 150 o más) como para las cunas o camas individuales (sábanas infantiles).  Ven a celebrar nuestro Anibedsario con nosotros y consigue tu ropa de cama de la mejor calidad al mejor precio. 

 

No dudes en leer nuestros consejos para lavar las sábanas y los pasos para doblar correctamente una sábana bajera para mantenerlas en el mejor estado posible durante más tiempo. Ya lo sabes, escoge bien tu ropa de cama y duerme todo el año con el máximo confort, garantizado. ¡Buenas noches y dulces sueños!

 

Si te ha resultado útil, ¡compártelo!

 

Deja un comentario