Si tu problema no es dormir mal, sino conciliar el sueño, no dudes en leer estas técnicas con las que te ayudamos a aprender sobre cómo dormir rápido. ¡En un visto y no visto!

Desde nuestro blog siempre os damos consejos y trucos para ayudaros a conseguir el descanso óptimo. Por eso en ocasiones os hemos hablado de las causas de no dormir bien, de que la decoración de tu habitación influye mucho en tu sueño o sobre cómo tu estado de ánimo condiciona tu descanso, entre muchos otros temas. Pero hoy, nos centramos en trucos y técnicas para caer redondos en la cama, pues hay personas que por “a” o por “b” tienen problemas para conciliar el sueño.

¿Qué hacer para lograr dormir rápido?

La velada perfecta

No es la primera vez que comentamos que la luz es algo esencial para la regulación de los ciclos de sueño. Sin embargo, nos referimos de la luz natural. En el caso de la luz artificial, proveniente sobre todo de aparatos electrónicos, encontramos varios efectos contraproducentes para el descanso. Lo mismo pasa con el ruido nocturno en exceso; resulta poco beneficioso para conciliar el sueño.  

Por eso, te proponemos la técnica de la “velada perfecta”, la cual consiste en mantener un bajo nivel de ruido y una iluminación tenue desde la hora de la cena hasta que te acuestas en la cama. Escoge una música relajante, apaga la luz principal de las habitaciones, y enciende puntos de luz aislados (y/o unas velitas aromáticas) y ya verás cómo, al llegar a la cama, tu cuerpo y mente están tan relajados que no puedes hacer nada ¡más que dormir!

Baño y bebida caliente

Si eres de los fieles al vaso de leche calentita, ¡ésta es tu técnica! La combinación del baño (o ducha) con agua templada y una bebida caliente unos minutos antes de dormir, es la manera perfecta de que tu cuerpo se prepare para el descanso más completo. Es la forma ideal de relajarse para dormir más rápido.

Si además, en el baño añades unas sales y en tu bebida un poquito de miel, la efectividad de la técnica solo podrá mejorar.

La técnica del 4-7-8

Ésta es una de las técnicas que se ha puesto de moda recientemente. Este ejercicio de respiración, diseñado por el doctor Andreu Weil  de la Universidad de Arizona, consiste en la respiración diafragmática para captar mejor el oxígeno una vez estás tumbado en la cama. Sigue estos pasos:  

  • Cierra tu boca e inhala el aire a través de la nariz. Cuenta hasta cuatro.
  • Aguanta la respiración durante siete segundos.
  • Suelta el aire completamente, de manera sonora, durante 8 segundos.

Te sugerimos tres eficaces técnicas que por separado hacen que dormir rápido no cueste gran esfuerzo, pero, ¿te atreves a probar estas tres técnicas para dormir, la misma noche? Pruébalas y cuéntanos qué resultado has obtenido, estaremos encantados de conocer tu experiencia.  

¡Relájate, duerme rápidamente y sueña toda la noche!

Si te ha resultado útil, ¡compártelo!

Deja un comentario