Ahora sí que sí ha llegado el frío a nuestras casas. Encuentra el relleno nórdico que más se ajuste a tus necesidades y abriga tu cama para protegerte de las bajas temperaturas. Si necesitas ayuda para elegir qué nórdico encaja más contigo, no te pierdas el post de hoy. Los tipos de rellenos nórdicos.  

 

¿Qué tipo de relleno nórdico es mejor para ti?

 

Podemos diferenciar dos tipos principales de rellenos nórdicos según su composición: Pluma o plumón y fibra.

 

  • Pluma o plumón

 

Este tipo de relleno es natural, está compuesto por plumas, bien sea de oca o de pato. La diferencia entre la pluma y el plumón se basa en el lugar de donde procede el pelaje. El plumón es el pelaje más fino, con filamentos más numerosos, finos y elásticos, y solo se encuentra en el pecho del animal. Por esta razón es de mayor calidad, pero hay menos cantidad y, por tanto, suele resultar más caro que la pluma.

Este tipo de relleno nórdico natural tiene los siguientes beneficios para ti:

 

    • Aporta suavidad al contacto con la piel, porque el forro que recubre el relleno suele ser 100% algodón. Si lo de dentro es de la mejor calidad, lo de fuera, consecuentemente, también deberá serlo.
    • Es súper ligero, pues es un material que apenas pesa. Ideal para aquellos a los que no les gusta sentir que la ropa de cama ejerce ningún tipo de presión mientras duermen.
    • No se apelmaza y conserva su esponjosidad intacta.
    • Al estar compuesto de materia prima 100% natural, la transpiración es un factor fundamental en este tipo de relleno.
    • Los animales emplean su plumaje, entre otras cosas, como elemento termorregulador. Y para ello precisamente están pensados, por tanto, los rellenos naturales. Son perfectos para mantener temperatura corporal óptima durante toda la noche.

 

Para mayor información sobre los rellenos nórdicos naturales, encontramos una guía idónea sobre los rellenos de plumón elaborada por Pikolin Home.

 

  • Fibra

 

A diferencia de los anteriores, los rellenos nórdicos de fibra están elaborados con material sintético y están compuestos por fibras que imitan la textura y densidad del relleno natural. Una de las ventajas que tienen es que, durante su fabricación, resulta más fácil aplicar tratamientos para cubrir necesidades específicas. Algunos de los tipos de rellenos de fibra con sistemas y tecnologías innovadoras son:

 

    • Relleno Dermoprotección.

Gracias a los tratamientos que se aplican al tejido y al uso de materiales naturales, garantiza cero contacto de sustancias nocivas con la piel y una protección total. Por ejemplo, el relleno nórdico de Fibra Aloe Vera.

 

    • Relleno con Barrera Antialérgica.

Si te preocupan las alergias, este es tu tipo de relleno nórdico perfecto. Incorpora la protección total contra ácaros, bacterias y moho, y libra así al nórdico de olores indeseables o decoloración. Además, los tratamientos utilizados en él son 100% fiables, es decir, no irritan y son altamente duraderos. Por ejemplo, el tratamiento HealthGuard, de Pikolin Home.  

 

    • Relleno Termorregulador.

Su función es absorber y conservar el calor de tu cuerpo para liberarlo en el momento de la noche en el que tu temperatura descienda y conseguir que la temperatura se mantenga así estable. Como la tecnología que incorpora el tejido Outlast de algunos de nuestros nórdicos.

 

    • Relleno Híper-Transpirable.

Gracias al tejido de la tela con la que se confeccionan, estos rellenos cumplen con su principal objetivo: absorber la humedad y hacer que tu piel respire durante toda la noche, convirtiéndose casi en una segunda piel. Esta característica va de la mano de la fibra Tencel, elaborada a base de fibra de madera, la cual se puede encontrar en algunos de nuestros rellenos nórdicos de fibra.

 

Ahora que ya conoces un poco más los rellenos nórdicos según su composición, no dejes que el frío interrumpa tu descanso. Cubre tu cama con los mejores rellenos nórdicos del mercado y ¡dulces sueños!

 

Si te ha resultado útil, ¡compártelo!.

 

Deja un comentario