Como todos los meses de octubre, llega el cambio de hora y podemos dormir una hora más. Este fin de semana pasaremos, una vez más, del horario de verano al horario de invierno. Hoy hablamos de por qué hacemos este cambio y de qué manera influye en nosotros. ¡No te lo pierdas!

 

¿Por qué cambiamos la hora?

 

El cambio de hora se da principalmente por una razón: el ahorro de energía. El objetivo principal es concentrar las horas de sol durante la jornada laboral y así, reducir el gasto energético de las empresas (responsables del 80% del consumo energético del país).

Esta variación, que en España es obligatoria, se da también en el resto de países de la Unión Europea, EEUU, Canadá, etc.  Mientras que en otros territorios, en los que el horario de salida y puesta de sol casi no varía entre estaciones, no mantienen este hábito.

 

Contrariamente a este punto de vista, hay estudios y expertos que advierten que esta modificación de horario supone un ahorro mínimo de energía, ya que a las empresas cada vez les resulta más difícil abastecerse con luz natural, por sus amplias naves o espacios de trabajo, y usan energía eléctrica. Por ello, éste ha sido uno de los temas más candentes en la actualidad europea. Y es que, desde el gobierno de la UE se está planteando la posibilidad de eliminar el cambio de horario. En un futuro no muy lejano, los países tendrán que elegir si prefieren el horario de verano o el de invierno y, una vez hecho, aplicarlo de manera indefinida.

 

¿Cómo influye el cambio de hora en tu salud?

 

Según algunos estudios realizados, como el publicado por la revista Current Biology, el cambio de hora también puede repercutir en nuestra salud. Sobre todo, a la hora de conciliar el sueño y descansar.

Puede parecer que el cambio de horario en primavera es más perjudicial para nuestra salud, puesto que nos quita una hora de sueño. Pero lo cierto es que todos los cambios que tengan que ver con el descanso, sea en aumento o en disminución de éste, afectan a nuestro reloj biológico y ciclo de sueño.

 

¿Cómo disminuir los efectos del cambio de hora?

 

Aunque los efectos del cambio de horario son transitorios, pueden afectar a nuestro rendimiento. Por ello, es conveniente saber cómo paliarlos en la medida que sea posible.

 

  • Adecúa tu horario progresivamente: Intenta establecer el nuevo horario progresivamente. Ve adelantando las actividades diarias 15 minutos durante los días previos al cambio.
  • Sigue una dieta equilibrada y variada, además de mantener tu cuerpo hidratado al máximo, para prevenir cualquier posible efecto del cambio de horario en tu salud.
  • El ejercicio físico, las actividades de ocio y el pasar tiempo con tus seres queridos son factores que te ayudarán a estar de mejor humor. De esta forma evitarás que el cambio de hora resienta tu salud emocional.
  • Y, como siempre decimos, aprovecha las horas de sueño para que tu descanso sea reparador. Pero, en época de modificación horaria, descansar completamente aún es más importante para tu bienestar.

 

 

Pese a la polémica que ha generado este año el cambio de hora, hoy por hoy lo que es seguro es que tenemos que modificar nuestros relojes. Así que este sábado 27 de octubre no te olvides de atrasar el reloj una hora antes de ir a dormir, porque a las 3.00h serán las 2.00h. ¡Aprovecha para dormir una hora más y disfruta!

 

 

Si te ha resultado útil, ¡compártelo!.

 

 

Deja un comentario