En el mes de marzo celebramos el Día Mundial del Sueño. Y es que, el sueño, es uno de los temas que mayor interés ha generado a lo largo de la historia, hasta el punto de que existen clínicas especializadas en el análisis del funcionamiento y de los trastornos que algunas personas sufren en relación al descanso. Gracias a los centros de investigación, sabemos que el sueño se divide en dos grandes fases: la REM y la denominada No REM. Pero, ¿sabes qué es lo que sucede en cada una de ellas?

 

Mientras dormimos, dejamos de percibir el mundo que nos rodea. De esta forma, se activan una serie de procesos que son esenciales para los seres vivos. Aunque parezca mentira, durante el sueño, nuestro cuerpo no es pasivo, sino todo lo contrario; cuerpo y mente se mantienen activos pasando por varias fases.

¿Cuáles son las fases del sueño?

Nuestro cuerpo pasa por varios estados antes de dormir por completo, exactamente por 5 fases.

La primera etapa de la noche, llamada No REM, dura en torno a unos 50 minutos. Durante este tiempo, nuestro cuerpo empieza a relajarse y a sumergirse en el mundo de los sueños poco a poco.

  • Fase I: Todavía percibimos los estímulos que nos rodean y es mucho más fácil despertarse.
  • Fase II: Conseguimos mayor relajación muscular y esto produce que pasemos a un estado de inconsciencia. Además, dejamos de percibir la información del exterior tan claramente como lo hacíamos en la fase anterior. Todo ello contribuye a que el sueño empiece a ser reparador.
  • Fase III: Comienza el denominado Slow Wape Sleep (sueño de ondas lentas) y en este momento el bloqueo sensorial es casi completo, haciendo que el sueño sea más profundo.
  • Fase IV: Es muy parecida a la fase anterior, pero en este momento dormimos de forma profunda y el sueño es reparador. Nuestro organismo aprovecha esta fase para renovarse tanto física como psíquicamente, punto clave para el desarrollo, especialmente importante en el caso de niños y deportistas que sufren mayor desgaste a lo largo del día.

Estas cuatro fases ocupan más del 60% del ciclo de sueño. Ten en cuenta que en una noche podemos llegar a tener entre 4 y 6 ciclos de sueño. Es decir, pasamos varias veces por todas las fases del sueño. Aparte existe una fase más, quizás la más conocida popularmente: La fase REM.

¿Qué es la fase REM?

Su nombre hace referencia al Rapid Eye Movement, o lo que es lo mismo, la fase del sueño en la que nuestros ojos realizan movimientos rápidos en todas direcciones. El ritmo del corazón y la respiración se aceleran, y es el periodo en el que más soñamos.

También es la fase en la que más intensos son los sueños. Seguro que te has levantado algún día y recordabas un sueño nítidamente. Esto es porque, casi siempre, los sueños que se dan en la última etapa REM de la noche son los que más perduran en la mente. Ésta suele ocupar el 20% del ciclo de sueño de un adulto.

Para poder descansar correctamente debemos llegar hasta la última fase del ciclo, y muchas veces, esto depende de nuestro equipo de descanso.

En tiendas bed’s celebramos el Día Mundial del Sueño y deseamos que duermas, descanses y … ¡que todos tus sueños se cumplan!.

Si te ha resultado útil, ¡compártelo!

Deja un comentario